Útero de mujer fallecida permite gestación a bebé.

Este avance abre la posibilidad de que hombres o transexuales puedan dar vida.

Sucedió el pasado 15 de diciembre en Brasil. Por primera vez nace el primer bebé a partir de un útero de un cadáver. Lo cual sin duda marca un hecho importante para la comunidad científica.

Nació una pequeña a las 36 semanas de gestación, pesando 2 kilos y medio, y midiendo 44.5 centímetros.

La madre de esta bebé no tenía útero hace un año, pero este diciembre pudo dar a luz mediante cesárea a su primogénita.

La mujer nació con el síndrome de Rokytansky que le impidió nacer con útero; sin embargo, la médicina pudo darle la oportunidad de vivir un embarazo y ser madre biológica. Le fue implantado un útero de una mujer fallecida y fue así como a los 33 años de edad vivió su primera menstruación, en el año 2016.

Después de un año tres meses de ser intervenida a este procedimiento llegó la magia a su vida, dándo a luz su hermosa bebé.

“Se abre una nueva perspectiva que puede llevar la esperanza a las mujeres cuyo útero no está preparado para la gestación de una forma natural” dijo Dani Ejzenberg del Centro de Reproducción Humana del Hospital Las Clínicas a El Español.

El año 2011 en Turquía se intentó este suceso; sin embargo, el embarazo no tuvo un buen fin. Se había realizado el transplante de útero con éxito pero la donante era una persona viva, ahora con este hecho, es posible realizarlo desde una mujer fallecida y así solo se intervendrá quirúrgicamente a una paciente viva.

Equipo de médicos interventores en este proceso esperan el nacimiento de más pequeños el próximo año para ratificar el éxito del proceso.

“Calculamos que dentro de uno o dos años ya haya úteros en los bancos de donantes y varios centros especializados en este tipo de operaciones, la técnica debe mejorar un poco y va a ser una opción real para las mujeres”, mencionó Wellington Andraws.

Este importante hecho ha dado paso a un debate de si es correcto realizarlo y sobre los riesgos que existen para la receptora.

“Aunque no es un órgano vital para la persona, viene a mejorar la vida de las mujeres y parejas, es lo mismo que los trasplantes de cara, mano, pene, y otras intervenciones que buscan que las personas mejoren su calidad de vida”, dijo Andraws.

Pero además, se abre la posibilidad de que hombres o transexuales puedan dar vida. “Si se implanta el útero y se da un tratamiento hormonal al paciente, va a poder gestar, desde el punto de vista anatómico, hormonal y médica es posible, va a ser un debate ético que todavía no ha sido abordado, pero la posibilidad médica está ahí”.

Fonte: Contraparte

Leave Comment

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

Cirurgia Íntima